RELOJITO

martes, 29 de mayo de 2012

MILAGRO!! de DIOS!


En mi última entrada del 20 de abril, me despedía de uds, muy feliz, porque era viernes, fin de semana y me disponía a disfrutarlo en familia.
Pero en la madrugada del sábado 21, la vida me dió un golpe muy duro, durisimo! a las 3:05 de la mañana recibo un llamado donde me decían que mi hijo Gonzalo, había tenido un accidente de tránsito grave.
Solo atiné a vestirme y pedirle a Dios, que lo guarde y que no fuera tan grave el accidente. Nos trasladamos con mi esposo al hospital donde lo derivaron. Al llegar al hospital, la imagen más horrenda!mi hijo en una camilla, los médicos asistiéndolo (dentro de lo que se puede decir asistir) totalmente irreconosible, luchando por su vida. Me sentí morir al ver a mi hijo en ese estado, fueron 20 minutos de llanto, desesperación, angustia, todo. Pero me dije; no, así no ayudo en nada. Inmediatamente, hable a Dios nuestro señor y puse a mi hijo en sus manos, clamé por su vida y pedía mi familia y amigos oración por su salud.
A las 9:00hs, de la mañana logramos trasladarlo a Resistencia, (el accidente había ocurrido en el interior del chaco) muy, muy grave, donde fue recibido por un cuerpo médico excelente. Quienes también nos dijeron de la gravedad de la situación. El doctor fue muy duro, tenemos un 80% de posibilidades de muerte y 20% de posibilidades de vida, dijo, pero tiene dos cosas a su favor, es joven y sano. Recen mucho, nos dijo.
Fue lo más duro que he escuchado en mi vida. No he hecho otra cosa que orar y confiar en Dios, mi Fé ha estado intacta. 
Tuve miedo, no les voy a mentir, pero inmediatamente me refugiaba en la misericordia de Jesús, para no caer en la desesperación y estar fuerte para mi hijo. 
Diecinueve largos días paso en Terapia Intensiva, ocho días en sala. Fue intervenido tres veces en tan solo 48hs, de haber ingresado en el sanatorio.
Luego de 27 días de internación nos dieron el alta. Ahora esta en casa, con nosotros, su familia. Debe realizar una rehabilitación, porque el fuerte golpe en la cabeza  le produjo una leve emiplejia en su brazo y pierna izquierda y un problema en su ojo derecho. 
Sé que Dios va a completar el milagro, MILAGRO! digo porque mi hijo volvió a nacer.


Es un arduo trabajo el que tenemos mi esposo, hijas y yo. Pero lo vamos a lograr con Amor y Fé. 
No será fácil, pero ha de ser posible. 
Disculpenme por haber sido tan extensa, pero debía contárselos. De a poco iré retomando, seguramente algún tejido para despejar un poco la mente.
"DIOS es nuestro Amparo y Fortaleza, nuestro pronto Auxilio en las tribulaciones." Salmo 46:1
Les dejo un gran abrazo.